Centro Antidiabético México
30abr/120

Sin Miedo a Comer

Se dicen tantas cosas sobre lo que se puede y no consumir cuando tienes diabetes, que lo único que se consigue es confundir al paciente y a la gente que le rodea, y mucha de esa información puede ser errónea. Se dice que no puede consumir azúcar, bebidas alcohólicas, refrescos, pastas, harinas, sal o pan, etc. alimentos que, en realidad no están prohibidos, pero que deben ser suministrados bajo un estricto control médico.

Existe una gran variedad de platillos con sabor y calidad que surgen de la combinación de carnes, pescados, vegetales; las personas que viven con diabetes pueden disfrutar de ellos si cuidan las porciones de su dieta en general, ya que el consumo en exceso de ciertos alimentos, sí podría alterar su nivel de glucosa en la sangre.

Es muy importante asistir al doctor y tener en cuenta que las recomendaciones médicas no pueden realizarse de forma general, ya que el tratamiento para este padecimiento debe ser individualizado. Si el paciente está bajo control y supervisión estricta será el médico quien determine si puede o no ingerir esos alimentos y en qué cantidades.

No debe nunca existir un temor al comer, el paciente con diabetes debe lleve un adecuado control en su alimentación para que sus niveles de glucosa en sangre no se vean alterados, y de esta forma puede disfrutar prácticamente de cualquier alimento. 

Imagen Vía: edietas.org

21nov/110

La diabetes y el alcohol

El alcohol no aporta nada desde el punto de vista nutricional, tan sólo calorías “vacías”, por lo que si tú presentas sobrepeso debes tener en cuenta que 1 gramo de alcohol contiene 7 calorías. Si, además, la bebida es dulce (vino dulce, licor dulce) o se trata de cerveza, hay que sumarle las calorías de los carbohidratos que contiene. Las calorías que aporta el alcohol se convierten en grasa si no son consumidas, por lo que si ya presentas alteraciones en los niveles de colesterol y sobre todo de triglicéridos, consumir alcohol empeorará la situación.

El alcohol interfiere con el normal funcionamiento del hígado. Este órgano produce glucosa en situación de ayunas (por ejemplo durante la noche) y en respuesta a las hipoglucemias (bajadas de azúcar). Si tomas pastillas o insulina para tratar la diabetes, consumir alcohol aumentará el riesgo de sufrir bajadas de azúcar peligrosas. Además, notará menos los síntomas típicos de la hipoglucemia.

Aún así, existen ciertos aspectos y recomendaciones generales que, si es que padeces de diabetes y deseas consumir bebidas alcohólicas, deberías tomar en cuenta:

  • Consumir, a lo mucho, una ración de alcohol (en mujeres) o dos (en hombres) al día (ver tabla).
  • Consumir preferentemente bebidas alcohólicas secas como: vino tinto, champán seco o cava brut, etc.
  • Consumir el alcohol coincidiendo con alguna comida. Es preferible evitar su ingestión con el estómago vacío.
  • Si se consume más de la cantidad recomendada, medir los niveles de glucosa en sangre con frecuencia y hasta varias horas después de la ingestión de la bebida alcohólica.
  • Si deseas tomar alguna bebida alcohólica sin aumentar las calorías de su dieta habitual, sustituye dos raciones de grasa por cada medida o ración de alcohol consumida.
Imagen Vía: ning.com
 Vía: estudiabetes.org